Sesión individual - Constelaciones familiares

Sesiones individual de constelaciónes familiares. 

constelaciones familiares 2

Constelaciones familiares

juan-cruz-mountford-AMFWArSckYM-unsplash

¿En que consiste?

La constelación familiar es una herramienta que permite mirar cualquier situación o tema que vivas como problema. De esta manera es posible tomar conciencia del lugar en el que te encuentras y que tal vez no sea un buen lugar. Una vez reconocido lo que hay, es posible intervenir para crear un nuevo orden que respete lo que Bert Hellinger ha llamado los Órdenes del Amor. 

«El Amor no es suficiente, debe estar ordenado»

Tomar un buen lugar respeta los Órdenes del Amor y por lo tanto cuando se ocupa es posible tomar la fuerza de la Vida para cualquier cosa que anheles concretar.

Perfectamente se puede realizar una constelación familiar
individual por videoconferencia.

¿Cómo es el trabajo?

Cuando vas a constelar has de saber que participas de la sesión como consultante no como paciente. Esto significa que deberías tener claro el objetivo de la constelación. Y si se hiciera un muy buen trabajo como verías los resultados en tu Vida.

Una vez concluida la primera parte de la entrevista el constelador, te pedirá que elijas representantes para cada integrante de tu sistema familiar que se ubicarán en el espacio que el constelador haya definido como espacio de trabajo. Puede ser trabajado en una mesa o en el piso dando mayor espacio al trabajo corporal. Esto será decidido por el constelador adecuando las herramientas para lograr una mayor eficacia en los resultados. 

La diferencia básica entre la constelación individual y el taller grupal reside en que en grupo los representantes son otras personas que gentilmente se ponen al servicio del trabajo del consultante y en una constelación individual la representación se realiza con elementos: piedritas, almohadones, hojas de papel o muñecos.

 

familiares

«El corazón de aquel que ha comprendido que lo presente está en resonancia con lo pasado, tanto en lo bueno como en lo malo, late en sintonía con el mundo».  

Bert Hellinger